CDT

36150760 | 36150761 | 36150769 | 38134168

Cuando la rodilla “cruje” ¡cuidado! Puede ser artrosis

La artrosis es una enfermedad degenerativa que se presenta por el desgaste que sufre el cartílago, ese tejido amortiguador que protege los extremos de los huesos y facilita el movimiento de la articulación; y este desgaste origina dolor, rigidez y en muchas ocasiones, incapacidad funcional ya que produce un deterioro del cartílago, lo que a su vez, provoca la alteración del hueso, por lo que comienza a sufrir el mismo proceso de deterioro llegando al punto en el que los cartílagos.

Teniendo en cuenta lo anterior, podemos decir que la artrosis de rodilla, es la enfermedad que produce un desgaste en el cartílago de ésta articulación que es la responsable de amortiguar los golpes y roces que se generan en la rodilla, y al presentarte esta situación, el hueso comienza a crecer hacia los lados, lo que provoca la deformación de la articulación.

Esto ocurre generalmente por etapas:
-Primero, disminuye la elasticidad en la articulación.
-Inicia la modificación ósea, pues al desgastarse el cartílago, el hueso puede ensancharse, y con esto, aparecer quistes en la zona o crecimientos óseos.
-El hueso de la rodilla sufre desprendimientos de pequeñas astillas que flotan por la articulación.
-Inflamación del revestimiento de la articulación llamada membrana sinovial.

Los principales síntomas de ésta enfermedad en su etapa inicial, es dolor en la rodilla, sensación de calor, hinchazón, e incluso puede escucharse un leve “crujir”; en cambio, en una situación avanzada o severa, en la que el cartílago se ha desgastado casi en su totalidad, se produce fricción de los huesos, lo que representa dolor incluso estando en reposo, y dependiendo el caso, puede provocar deformidad en las rodillas.

En lo que a causas se refiere, la principal es el envejecimiento natural de la articulación, pero existen casos en los que podemos asociar diferentes variables como el sobrepeso, una antigua lesión, sobreuso, algún factor hereditario, debilidad muscular e incluso otras enfermedades como exceso de hierro o la hormona del crecimiento, así como otros tipos de artritis reumatoide.

Para prevenir, lo principal es cuidar nuestro peso y el sobreuso, ya que las rodillas soportan la mayor parte de nuestro peso corporal, y cuanto más pesemos, más las dañamos. Tengamos presente que por cada kilo que subimos, se agregan 3 kilos de presión en las rodillas, y en cuanto al sobreuso, es importante que antes y después de realizar un deporte o actividad física, se realice un calentamiento para que la articulación no reciba el impacto o movimiento brusco después de estar en reposo.

En cuanto a los tratamientos, existen muchos tipos, pero es importante mencionar que los tradicionales son meramente paliativos y pueden empeorar la situación, pero lo importante, como en cualquier caso, es acudir al médico especialista, ya que el automedicarse, usar vendas, compresas o remedios milagrosos pueden desatar a que la única alternativa posible de mejora, sea la cirugía.

En Medyatrthros, contamos con un equipo reconocido de especialistas ortopédicos y con la infraestructura óptima para brindarle el mejor servicio y atención en este y cualquier otro padecimiento de rodilla.

Información de contacto

Joel Cañedo

Joel Cañedo