CDT

36150760 | 36150761 | 36150769 | 38134168

Esquema anatómico que demuestra la Ruptura Parcial del Manguito Rotador

Rupturas Parciales del Manguito Rotador

Las rupturas parciales del espesor (RUPE) del manguito de los rotadores (MR) son causa potencial de dolor e invalidez en los pacientes afectados.  Se demostró que el uso repetitivo, la continua actividad con sobrecarga, los deportes en los que se realizan lanzamientos y los traumatismos pueden provocar una ruptura parcial del espesor del manguito rotador. La ruptura se manifiesta con dolor intenso como síntoma principal y produce significativa disminución del rendimiento laboral y deportivo en los pacientes. La prevalencia de rupturas del MR en la población general es de 34 %, con un promedio de edad de 53 años (15 % rupturas completas, 20 % rupturas parciales). En los próximos años se espera un aumento en la incidencia a medida que la población envejece, es cada vez más activa y acepta menos las limitaciones funcionales.

Las rupturas parciales son descritas por Codman en su clásica publicación “El Hombro”. En el artículo hace referencia a las rupturas de la superficie articular del Manguito Rotador, las llamó “rim rents” (Margen-desgarrado). Hoy se conoce que las rupturas se pueden localizar en la superficie articular, superficie bursal o intratendinosas. Estudios vasculares realizados por Rathbun y Mc Nab demostraron que la superficie articular del MR es hipovascular comparada con la superficie bursal. Hallazgos que sugieren la existencia de factores y contribuyen a la aparición de las rupturas parciales en la superficie articular con mayor frecuencia. Las de la superficie bursal son asociadas con pinzamiento subacromial. Hay reportes de  historia de trauma previo a los síntomas en el 84 % de las rupturas intratendinosas, aunque lo frecuente es la combinación de factores. La etiología se considera multifactorial, asociada a inestabilidad y micro-inestabilidad glenohumeral, degeneración intrínseca del tendón, ejercicios repetitivos sobre el brazo y lanzamientos.

Los procedimientos quirúrgicos para la solución definitiva del cuadro clínico son necesarios, por la demanda de los pacientes para reincorporase a sus actividades laborales y en ocasiones deportivas, cando han fracasado los tratamientos conservadores. La principal dificultad que enfrentaron los cirujanos es el diagnóstico. A través de exploración quirúrgica abierta, en manos expertas se puede diagnosticar las de la superficie bursal, accediendo al espacio subacromial, pero el diagnóstico de las rupturas de la superficie articular e intratendinosa permanecieron como una problemática.

 

No Comments

Post a Comment