CDT

36150760 | 36150761 | 36150769 | 38134168

Fotografía de niño con torsión tibial y logotipo medyarthros

Torsión Tibial

Siguiendo hacia arriba en nuestra serie “¿Tu hijo camina con los pies hacia adentro?” llegamos a la tibia y el peroné; para hablar de…

Torsión Tibial

En ocasiones el segmento de la extremidad inferior entre la rodilla y el tobillo (la pierna) puede tener el hueso de la tibia torcido o rotado hacia la parte interna, lo que ocasiona que el pie se sitúe apuntando hacia adentro. Esto es frecuente en niños pequeños y se nota cuando comienzan a caminar.  Puede afectar una o ambas piernas. Los padres en ocasiones creen que el niño tropieza con los pies por tenerlos apuntando hacia adentro. Por otro lado, todos los niños que están aprendiendo a caminar sufren caídas frecuentes y es difícil demostrar que los pies hacia adentro ocasionen tropiezos. Lo normal es que un niño entre 1 y 3 años cada vez sufra menos caídas al ir madurando su cerebro. Afortunadamente, la mayoría de los casos de torsión tibial se corrigen sin tratamiento antes de los 10 años. Aún si no se corrige por completo, esta variante no se asocia con alteraciones funcionales ni predispone a enfermedades articulares en rodillas, tobillos ni otros segmentos. No hay evidencia científica de que los zapatos ortopédicos corrijan esta deformidad. En los niños que son por lo demás sanos, la cirugía es raramente necesaria. Un médico ortopedista pediatra puede aconsejar el mejor tratamiento para cada caso. En ocasiones el mejor tratamiento es la paciencia y permitir que el crecimiento actúe alineando el hueso.

No Comments

Post a Comment